Bienvenida

Usted está aquí

“¿Basia, tú acaso nos echas de menos?” hace ya muchos años mi querida abuelita me hizo esa pregunta por primera vez, y aunque la repitiera luego más veces por su enfermedad, aquella vez la tengo muy viva y creo que no la voy a olvidar nunca. Le respondí, casi indignada, “¡Pero por supuesto! ¡Cómo se le ocurre hacerme esa pregunta!?” Sin embargo solamente ahora, con la perspectiva del tiempo, veo que esa añoranza de mi patria cambiaba de forma e intensidad.

Cuando llegas a una país extranjero (para mí no tanto, dado que hacía unos años atrás había vivido un año sabático en Barcelona, recogiendo los materiales para mi tesina, nota bene, sobre la importancia de e-commerce en Halcón Viajes; claro está que Salamanca me fue predestinada); cuando sales fuera y no porque estés obligada por tu situación económica, etc, y lo dejas todo: tu familia, casa, amigos, tu trabajo, porque ahí te está esperando tu media naranja, al principio creo que no sientes tanto esa separación. Y eso no significa que esa decisión no te cueste, (en mi caso fueron horas de oraciones, de pensarlo y requetepensarlo), pero la miras con la perspectiva que en ese momento tienes: tu felicidad y también el amor y la juventud te dan las alas y no te preocupas como va a ser, confiando que por supuesto todo va a salir genial y que naturalmente vas a echar de menos a todo lo que habrá que dejar, pero que gracias a la globalización de este mundo, sus conexiones áreas y los modernos medios de comunicación, tu añoranza no va a ser tan difícil, se hará más llevadera.

Los años pasan, te haces uno más de la sociedad, te impregnas de la cultura del país y la haces suya. Realmente puedes experimentar una riqueza de dos culturas, que aunque muy lejanas, pueden y conviven en armonía una con la otra. Pero sigues echando algo en falta y en la medida que empiezan a venir los niños, la nostalgia de Polonia va creciendo.

Desde siempre mi marido y yo teníamos claro, que los peques, aunque nacidos en Salamanca, con mamá iban a hablar en polaco, porque en sus venas fluye también la sangre polaca y estaría bien que pudieran comunicarse con la parte polaca de su familia no solo en inglés… aparte, ¡qué suerte para los enanos poder comunicar desde pequeñito en tres idiomas!

Eso aún me parecía poco. Asimismo mis amigos (algunos salmantinos por elección como yo) me pasaban las ideas: “tienes que empezar a encontrarte más con tus compatriotas, porque los niños si solo te escuchan a ti hablando polaco puede que no quieran estudiarlo en un futuro muy próximo”. Los encuentros con nuestros amigos y conocidos polacos de Salamanca, las coincidencias, o como yo las llamo Diosidencias hicieron que cada vez encontrábamos más y más paisanos.

Como ya he mencionado antes, durante los estudios pase un año entero en Barcelona y ahí, cada semana estuve visitando los locales de la entonces recién fundada Asociación Cultural Polaco-Catalana. Para mí, una estudiante del cuarto de la carrera, fue un lugar de bonitos encuentros con diferentes personas y que supongo de alguna manera han sido la inspiración para las presentes ideas. Las llevaba dentro durante un largo tiempo y al final, en una de las cenas con unos amigos les propuse la fundación de la Asociación. Como ven la idea brotaba de alguna manera también en las mentes de los demás fundadores, porque creo que en el fondo de nuestro corazón cada uno tiene ese cachito de Polonia que quiere preservar y que nunca perderemos del todo por muy españoles que nos volvamos.

Arrancamos esta actividad y esperamos sacar a la luz a todos los polacos que aman a nuestro país y a quienes les gustaría ayudarnos en su promoción, en la tierra de nuestra querida Roma la Chica. Personalmente le doy las gracias a todo el mundo ya involucrado e invito a todos los que quieran unirse en ese proyecto de acercarle a Salamanca nuestra bella tierra polaca.

 

Barbara Gomułka,
Presidenta de la Asociación Cultural Salmantino-Polaca POLAÑOLES

Sitios de Interés

Algunos enlaces de interés con información relacionada con España y Polonia.

y Colaboradores

Albadalejo Ortodoncia en Salamanca

SUSCRÍBETE A NUESTRO
NEWSLETTER

Sobre Nosotros

La Asociación Cultural Salmantino-Polaca POLAÑOLES (ACSP) de Salamanca es una organización sin ánimo de lucro creada en el año 2015 por un grupo de amigos: ellas polacas, ellos salmantinos, residentes en Salamanca.